Qué ver en Tallin en 1 día

Leave a comment Standard

Llegamos a la estación de Riga muy temprano porque nuestro autobús hacia Tallin salía a las 8 de la mañana. Descansamos todo el trayecto (son también casi 300 kilómetros entre Riga y Tallin) y viajamos siempre con la compañía de autobuses Ecolines de la que les hablé en mi post anterior sobre Riga

Día perfecto en Tallin

Mi recorrido por los Países bálticos finaliza en Tallin, ciudad en la que estuve durante un día entero. Su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997 puede recorrerse tranquilamente a pie y te enamorará de sus murallas, torres y el aire medieval que se respira en cada uno de sus rincones. A continuación les presento los lugares imprescindibles de no perderse cuando visiten Tallin!

Murales en la estación de autobíses de Tallin
Casas típicas de Tallin por la carretera
Estación de autobuses

Plaza del Ayuntamiento

La Raekoja plats (Plaza del Ayuntamiento) se ubica en el corazón de la ciudad de Tallin y es uno de los lugares más bonitos y con más vida en la ciudad. La estrella principal en esta plaza es el Ayuntamiento construido en el año 1404, de estilo gótico y con una torre de 64 metros de alto de donde se tienen una de las mejores vistas de la ciudad: 

La Plaza ya cayendo la noche y sin tantos turistas

Pegadito a la Plaza del Ayuntamiento encontramos el restaurante Olde Hansa famoso por servir sus platillos en un ambiente totalmente medieval (no hay luz elétrica, sino veladoras y los utensillos son de madera y sus camareros están vestidos con ropa del medioevo). Sus precios son un poco elevados y no son el tipo de restaurantes que acostumbro visitar cuando viajo pero vale la pena de vez en cuando de probar algo diferente.

Mi mejor consejo es caminar por las callecitas del centro histórico sin prisas ni preocupaciones y disfrutar y descubrir por ustedes mismos muchos de los rincones que ofrece esta bellísima ciudad y que no salen en las guías de viaje:

Una mamá tomando esta foto graciosa con sus hijos! Nos parecemos, aunque mis hijos ya están hartos de tanto posar

Sus Murallas

Tallin es conocida por sus bellísimas murallas. Con una longitud de casi 2 kilómetros, muchas de ellas fueron dañadas durante la II Guerra Mundial y de las 35 originales quedan 25, muy bien cuidadas y conservadas. Su característica particular es su tejado en forma de cono en color rojo:

Iglesia de San Olaf

Esta iglesia (llamada en estonio Oleviste kirik) fue construida entre los siglos XII y XIII. No tiene un interior particularmente bello comparándolo con otras iglesias de Europa, pero te recompensará con una subida a su campanario (alto 124 metros) donde se tienen vistas fabulosas sobre la ciudad.

Las estatuas de monje eran lo mejor

Mirador Patkuli

El mejor mirador de la ciudad (y además gratuito) es el de Patkuli, ubicado en la parte norte de Toompea, siempre en el centro histórico. La vista desde ahí es maravillosa , con el mar báltico de fondo que me hizo suspirar más de una vez.

Catedral de Alexander Nevsky

Después de bajar del mirador Patkuli, llegamos a la bella Catedral de Alexander Nevsky (que no se parece a su homónima en Sofía, ya que ésta última es más grande y con las cúpulas en color dorado). Esta hermosa catedral ortodoxa, construida entre 1894 y 1900 cuando el país formaba parte del imperio ruso, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997. Los estonios la consideraban como un monumento de la dominación rusa por lo que algunas autoridades ordenaron su demolición varias veces. Afortunadamente eso nunca pasó y hoy es uno de los monumentos mejor conservados y que vale la pena visitar en Tallin.

Jardín del Gobernador

A pocos pasos de la Catedral encontramos este enorme y bellísimo parque llamado Jardín del Gobernador. Me senté un ratito en una de sus bancas y pude contemplar también el bastión Hermann. Este jardín era el lugar de reposo del gobernador, la máxima figura que “reinó” los países bajo el imperio ruso.

Calle y Puerta Viru

La Puerta Viru, que impresiona con sus dos enormes torres medievales de tejado rojo data del siglo XIV y es una de la murallas más antiguas que se conservan en Tallin.

Al cruzar la puerta te encontrarás con la calle Viru, la más comercial de la ciudad, llena de tiendas de souvnirs y restaurantes, mismas que te llevan hasta la Plaza del Ayuntamiento y donde nacen muchas de las rutas que te llevan a otros rincones emblemáticos de Tallin.

Dónde dormir en Tallin

Yo me hospedé en el The Knight Hostel que está en pleno corazón de Tallin. Sus habitaciones son amplias y con lo necesario para dormir tranquilamente después de un largo día caminando! El precio por noche incluye el desayuno y Wi-Fi gratis

Ventana de mi habitación

Con este recorrido termina mi aventura por los países bálticos. Cada una de las capitales me dejó un gran sabor de boca, cada una de ellas tiene sus encantos y características que las hacen únicas. Quieren saber cuál me gustó más? en gustos se rompen géneros pero yo me quedo con Riga, aunque cualquiera de las tres ciudades te roba el corazón y una gran sonrisa. Por ahora me despido. Ya mañana les platicaré cómo me fue en mi destino final en este hermoso viaje de verano 2019: Helsinki.

Qué ver en Riga en dos días

Leave a comment Standard

Siguiendo nuestro recorrido por los países bálticos y después de estar unas horas en Vilnius, nos dirigimos hacia Riga. Atravesamos la frontera entre Letonia y Lituania en autobús. Si les pega esa locura de viajar por los países bálticos en autobús como a mí no duden en hacerlo con la compañía Ecolines. El costo del boleto de Vilnius a Riga fue de 18 euros y la verdad fue un viaje muy cómodo ya que son muy organizados y puntuales. El viaje fue de 300 kilómetros (alrededor de 4 horas) pero el tiempo se fue volando porque el costo del boleto incluía Wi-Fi, té y café gratis y conectores usb para recargar tu lap-top o celular.

Lecturas en italiano durante el trayecto

RIGA es la capital de Letonia y la más poblada de las tres repúblicas bálticas con 650 mil habitantes (aproximadamente). Es la ciudad europea con el mayor número de edificios de estilo art noveau (modernistas) con más de 700 monumentos y cuenta con un centro histórico Patrimonio de la Humanidad. Además, como sus vecinas Vilna y Tallin, tiene una historia fascinante, marcada por las guerras y la ocupación soviética durante casi cinco décadas. En este post te proponemos los lugares qué visitar en Riga en dos días. COMENZAMOS!!

Llegando a Riga y caminando por sus callecitas
Una farmacia antigua cerca del centro histórico

Monumento a la libertad

El noreste del casco antiguo está delimitado por la Colina del Bastión (Bastejkalns) un parque enorme que es ideal para dar un paseo a pie o en barca. Justo en el centro de este parque sobresale el Monumento a la Libertad: un enorme obelisco de 42 m de altura construido en 1935 por Kārlis Zāle. Como su nombre lo indica, representa un homenaje a la libertad y es todo un símbolo de la independencia de la República de Letonia. 

Los canales en el parque Bastejkalns, un encanto!
Candados en uno de los puentes del parque. A mis espaldas el monumento a la libertad
Nos tocó un día hermoso y soleado en Riga!

Ópera Nacional de Letonia

Este maravilloso edificio se encuentra en el interior del parque Bastejkalns y fue diseñado por el arquitecto Ludwig Bohnstedt. El teatro es el hogar de la Ópera y ballet de Letonia. Abrió sus puertas en el año de 1863 como el teatro alemán de Riga. Destruido por un incendio en 1882, fue reconstruido sobre la base del diseño original de Reinholds Schmaeling. La obra se terminó en 1887. Se encuentra a dos pasos del Monumento a la Libertad y valdría la pena entrar a ver alguna obra de teatro, ópera o ballet!

Edificios Art Nouveau

Como comentaba anteriormente, Riga es célebre por su impresionante colección de edificios art noveau, construidos en su mayoría entre 1904 y 1914, una época en la que destacó como una de las ciudades más prósperas del Imperio Ruso. En el centro histórico, uno de cada tres edificios pertenece a este estilo o alguna de sus variantes y en toda la ciudad se cuentan por centenares. La calle más popular para ver este tipo de arquitectura es Alberta iela con 8 edificios protegidos (números 2, 2a, 4, 6, 8, 11, 12 y 13)

El Puente Vansu

Este puente es uno de los 5 que encontramos en la ciudad de Riga. Cruza el Río Daugava y es largo 595 metros. Fue construido durante el período soviético (cuando Letonia formaba parte de la URSS) y su uso al público se abrió en el año 1981 con el nombre de Gorky en honor al escritor ruso Marxim Gorky. Este puente se puede admirar caminando 5 minutos al oeste del Ayuntamiento.

Seguimos caminando por el centro histórico y nos encontramos joyitas como esta…no soy muy aficionada a los carros y no conozco mucho de marcas pero estos carritos sí que son de época y llaman mucho la atención, a poco no?

El casco histórico y su aire medieval es un encanto
La torre de la Iglesia de San Pedro al fondo

Plaza del Ayuntamiento y Casa de los Cabezas Negras

La Plaza del Ayuntamiento (Rātslaukums) tuvo que ser reconstruida en los años noventa debido a los daños que sufrió durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. La estatua que se observa a la derecha de la plaza (levantada en honor a Roldán, el legendario caballero de Letonia que sirvió a las órdenes de Carlos Magno) no es la original, sino una copia, ya que la primera sufrió daños considerables durante los bombardeos y fue resguardada en el interior de la Iglesia de San Pedro.

Algo que sin duda “opaca” al Ayuntamiento es la Casa de los Cabezas Negras, un edificio espectacular que vale la pena visitar por dentro. Aunque la construcción original (lugar de festejos públicos y diferentes instituciones históricas) databa de 1334, la II Guerra Mundial arrasó casi toda Riga y lo que hoy podemos ver es una reconstrucción de 1999, copia fiel de la original. En su interior alberga varias oficinas, entre ellas la de Turismo.

Fotos de cómo quedó la plaza del ayuntamiento durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial
Estatua original del caballero Roldán resguardada en el interior de la Iglesia de San Pedro en Riga

Este hermoso edificio fue construido en el siglo XIV por la hermandad de los Cabezas Negras, una asociación de mercantes. Su estilo es barroco y gótico báltico. Si nos fijamos en los detalles de su espectacular fachada, podemos ver distintos ornamentos que representan a cada uno de los gremios de la hermandad, o las esculturas alegóricas del dios Neptuno (que representa el mar), La Paz, El Consenso, y el dios Mercurio(símbolo del comercio).


La iglesia de San Pedro

A dos minutos de la Plaza del Ayuntamiento surge otro de los símbolos de Riga, la hermosa Iglesia de San Pedro, de donde se tienen una de las mejores vistas de la ciudad. Su horario de apertura es de 10 de la mañana a 6 de la tarde en el verano y de las 12 de mediodía a las 5 de la tarde en invierno. El costo del boleto para subir al mirador es de 9 euros y vale la pena porque terminarán encantados con las las vistas espectaculares de Riga que se tienen desde ahí:

Yo feliz! no me quería ir de ahí
Detalles de una de las puertas de la Iglesia
Fachada posterior de la Iglesia
Uno de los muchos callejones detrás de la Iglesia

Parque Bastejkalns

Vale la pena perderse en este parque inmenso de Riga. Caminar por sus puentes o dar un paseo por sus canales son una buena opción. En mi caso disfruté muchísimo dar un paseo a pie y contemplar cada uno de sus rincones que me hizo enamorarme aún más de esta ciudad:

Edificio donde se alcanzan a observar todos los escudos de cada ciudad de Letonia. En alto, el escudo de Riga

Museo de la ocupación nazi y soviética de Letonia

Justo detrás del Monumento a la Libertad encontramos este pequeño museo dedicado a la ocupación nazi con Hitler y luego soviética con Stalin que sufrió Letonia junto con los otros dos países bálticos (Estonia y Lituania). Vale la pena entrar y conocer un poco de la historia de este país y el por qué las guerras no deberían de existir en el mundo. El ingreso al museo consiste en la donación que quieras hacer para preservar este edificio que alberga el pasado de Letonia.

En su interior encontrarás armas, libros y objetos utilizados por los partisanos de Letonia durante la invasión nazi y después utilizados por la población del país durante la ocupación soviética.

Platillos típicos de Letonia

Las opciones para comer en el centro histórico de Riga son muchísimas! el primer día de mi llegada tuve antojo de comer algo típico y me animé a entrar a este restaurante:

Los precios son muy accesibles y la comida deliciosa (ahí es donde he probado la ensalada César más rica de todo el mundo! sin exagerarles: hasta me levanté de la mesa para hacerle cumplidos a la chef!)

Les recomiendo ampliamente probar una sopa típica de la región llamada “Skabo Kapostu”: es una sopa deliciosa de cerdo ahumado y condimentada con cilantro, cebolla y col. Viene dentro un pan hecho a mano que se veía pequeño pero es muy llenador. Obviamente acompañado de una buena cerveza de Letonia:

Donde hospedarse

En este viaje me hospedé en el hostal “Tree House” en pleno corazón de Riga. Hice la reservación a través de Booking y las habitaciones son amplias y cómodas. El precio de la habitación incluye Wi-Fi y desayuno. Las chicas que administran el hotel son amables y te ayudan para cualquier cosa que se te ofrezca!

Entrada del Tree House Hostel en Riga

Riga es, en definitiva, mi ciudad favorita de los países bálticos. Pero no por ello hay que ignorar la belleza de Tallin! nos vemos en mi próximo post sobre la capital de Estonia.

Qué ver en Vilnius (o Vilna) en 1 día

Leave a comment Standard

Vilnius es uno de esos destinos que no tenía en mis planes a corto plazo, pero de unos meses para acá me entró el deseo de recorrer los países bálticos y sus capitales. Este verano 2019 lo quise dedicar a las capitales de Estonia, Letonia y Lituania y de paso ir en barco de Tallin a Helsinki (aprovechando la “cercanía”). Así que empezamos el recorrido por Vilnius!

La Catedral de Vilnius

Empezamos el viaje saliendo muy temprano desde el aeropuerto de Roma “Ciampino” con la aerolínea Ryanair (el boleto nos salió bastante económico, alrededor de 30 euros, sólo ida y lo compré con un mes de anticipación. Por cierto, les aconsejo SIEMPRE adquirir sus boletos de avión de lunes a miércoles y sobre todo en horarios de las 2 a las 4 de la tarde. Luego escribiré un post sobre esto ya que al parecer las aerolíneas bajan sus precios esos días de la semana y en ese horario en particular!).

Llegando al aeropuerto de Vilnius
El interior del aeropuerto de Vilnius, uno de los más bonitos que he visto (estilo barroco). Su interior parecía una estación de tren

Para llegar del aeropuerto al centro de la ciudad hay varias opciones. Obviamente la más económica y que aconsejo absolutamente (ya que el trayecto del aeropuerto al centro es de 15 minutos) es con el autobús público. Hay varias líneas que conectan la terminal hasta la estación central de autobuses y trenes de Vilnius llamada “Stotis”. Los autobuses 1 y 2 salen del aeropuerto directamente hasta Stotis. En mi caso tomé el autobús 3G (que tiene salidas más frecuentes respecto a los autobuses 1 y 2) y que va a un distrito al norte de la ciudad. Si tomas este autobús tienes que bajar cerca del centro de la ciudad en “Lukiskes Square”. De ahí andando son 15 minutos hacia el centro histórico. El precio de un billete sencillo es de 1 euro y puedes adquirirlo tranquilamente con el chofer del autobús. Por otro lado existe la opción del taxi con un costo más elevado, pero por la cercanía con la ciudad no vale mucho la pena gastar unos 10 o 15 euros más (a menos que llegues a Vilnius ya muy tarde en la noche y tu hotel quede lejos de la central de autobuses).

Señales al salir del aeropuerto

Como sabrán, Vilnius (o Vilna) es la capital y la ciudad más poblada de Lituania y la segunda ciudad con mayor número de habitantes de los Países bálticos (sólo después de Riga). Este país, después de haber sido invadido por los nazis durante la segunda guerra mundial, fue gobernado por la URSS durante casi 5 décadas pero en 1991 obtuvieron su independencia. Entraron a formar parte de la Unión Europea en el año 2004. Es un país rico en historia y también en bellezas arquitectónicas, donde muchas de ellas lamentablemente fueron destruidas durante la segunda guerra mundial.

Así me recibió la hermosa Vilnius: con un día soleado
Una iglesia en el parque cerca de Lukiskes Square
Estatua de una mujer con vestimenta típica de Lituania
Y que encuentro un mural en honor a Frida Kahlo por las calles de Vilnius!

Catedral de Vilnius

La catedral es el ícono de mayor atracción que tiene la ciudad y un orgullo para los lituanos. Es un monumento de color blanco y poco suntuoso (respecto a otras iglesias que he visto en Europa) pero llama la atención la torre del reloj, misma que se encuentra separada del monumento principal. La Catedral fue construida por el rey Mindaugas en 1251 cuando éste se convirtió al cristianismo, pero a su muerte el templo volvió a ser escenario de ritos paganos, hasta que años después Lituania fue consagrada al Cristianismo (fue el último país europeo en aceptar esta fe). Hay que tener en cuenta que pese a ser el último convertido al cristianismo, curiosamente es la única república de las tres bálticas que no es ortodoxa sino católica.

Su campanario se encuentra en una torre (la única que queda en pie de la antigua muralla defensiva de Vilnius) separada a unos pocos metros del monumento.

Estatua de Gediminas enseguida de la catedral, fundador de la ciudad y uno de los gobernantes más famosos de Lituania

La Calle Pilies

Saliendo de la plaza de la catedral y tomando la dirección hacia el ayuntamiento es inevitable no pasar por la Calle Pilies, la más pintoresca del casco antigüo. Les aconsejo tomarse un tiempo y perderse por sus callecitas llenas de negocios, bares y otros rincones que vale la pena descubrir sólo a pie y que se recorre en pocos minutos!

Restaurante de comida típica lituana al inicio de la Calle Pilies

Siguiendo con nuestro recorrido por el casco histórico de Vilnius, llegamos hasta su Ayuntamiento. Tuve suerte (tal vez porque visité la ciudad en fin de semana!) ya que encontré varios puestos con productos típicos de Lituania y hombres y mujeres vestidos como en la Edad Media:

Muy cerca de la Plaza del Ayuntamiento encontramos la Universidad de Vilnius. Vale la pena visitarla porque es una de las más antiguas de Europa del Este:

Y después de visitar la Universidad seguimos recorriendo las calles y callejones de la cuidad, perdiéndonos en cada rincón que nos ofrecía y disfrutando de un clima de verano bastante agradable! (no pasábamos de los 22 grados, una “chulada” como decimos en mi tierra!)


Obras de arte por las calles y callejoncitos de la ciudad
Arcoíris en Vilnius

República de Užupis

No podía ir a Vilnius y no visitar la República de Užupis! Al igual que en Christiania en Copenhague, Užupis se proclamó independiente de Lituania en 1997, considerándose un Estado soberano (tienen su propio himno, su propia constitución y su propia bandera, que por cierto, cambia con cada estación del año!) pero sin ser reconocido de forma oficial. 

En su origen, Uzupis era un barrio judío, pero con el paso de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial la zona quedó abandonada. Era un entramado de calles sucias, degradadas, con poca infraestructura y mucha delincuencia. Pero como ocurrió con otros barrios similares en otras ciudades europeas, esa marginalidad atrajo también, poco a poco a numerosos artistas que con el paso de los años lo convirtieron en un lugar atractivo y bohemio. Y ese es el ambiente que se percibe cuando se pasea por sus calles.

Más allá de un concepto “radical” para muchos y el río que la separa de la ciudad de Vilnius (de hecho Uzupis significa “del otro lado del río “ ) la visita a la plaza principal con el Ángel y los diferentes puntos de interés se ven en unos pocos minutos, así que cuando anden por Vilnius no pueden perderse el visitar este lugar!

Coronando la entrada al barrio se encuentra la estatua del Ángel de Uzupis, que está soplando una trompeta parada sobre un huevo.

Y es así como termina mi viaje a Vilnius, una de las capitales de las Repúblicas bálticas, cuyo casco histórico se recorre en unas cuantas horas. Espero que toda la información sea de ayuda y no duden en contactarme para cualquier aclaración en caso de que tengan pensado visitar esa ciudad. Por ahora los dejo porque voy en camino hacia Riga, Letonia y nos separan 300 kilómetros (alrededor de 4 horas en autobús!). Ya les platicaré cómo me fue en Riga en mi próximo post!

La ópera en las Termas de Caracalla de Roma

Leave a comment Standard

Desde el primer año en que fui a ver una presentación de la ópera en estas termas (2009) me enamoré del lugar y trato de regresar cada verano. En este recinto puedes respirar una atmósfera sin igual y rodeada de una vegetación que contrasta con las ruinas del lugar, resaltando la grandeza de la ingienería romana en su época de mayor esplendor. Estas termas se construyeron entre el 212 y 217 d.C. bajo el gobierno del emperador Caracalla e inicialmente se llamaban “Termas Antoninas”. Eran prácticamente baños públicos de lujo, los más imponentes jamás construidos por los romanos, hasta que se construyeron las Termas de Diocesano (de las cuales hablaré en otro post!).

En el año 1937, estas termas fueron elegidas para la presentación de ópera, ballet y otros espectáculos públicos que vinieron a enriquecer aún más el espacio dedicado a la música en la capital de Italia. Así, cada año desde 1937 (con excepción del año 1944 y de 1991 a 2003) entre los meses de junio y agosto, el Teatro de la Ópera de Roma abre sus puertas convirtiéndose en uno de los teatros al aire libre más sugestivos, bellos e imponentes que he tenido oportunidad de visitar (porque hay que ver que la Arena de Verona, el Teatro de Segesta en Sicilia y Pompeya no se quedan atrás, aunque en este último ya no se permite la presentación de eventos para la preservación del lugar). Como saben, soy una admiradora de la ópera lírica, gusto que adquirí gracias a amigos y amigas que han estudiado música y se han especializado en esta carrera. El día de ayer, 8 de agosto de 2019, tuve la oportunidad de presenciar, junto a una querida amiga argentina (quien vive también en Roma) la puesta en escena de “La Traviata” del grande compositor italiano Giuseppe Verdi. De verdad recomiendo visitar este lugar mágico cuando anden por la ciudad eterna y si es en temporada de verano, no duden en adquirir sus boletos trámite internet en la página web del Teatro de la ópera de Roma (evitarán hacer una larga fila en taquilla!).

Una de las muchas banquitas donde descansar en el interior de las termas
Con mi linda amiga argentina Mariela
Hasta suerte tuvimos de ver una luna preciosa entre las ruinas!